Oportunidad rima con Adversidad. Enoturismo en tiempos de crisis. - Escuela Superior Enoturismo

Vivimos días de aislamiento, de cuidarnos mucho para cuidar al mundo, de solidaridad entre todos, de reflexión, y por supuesto de mirar al futuro, de planificar y de aprovechar oportunidades.

 

La historia del vino ha transcurrido prácticamente paralela a la historia de la humanidad, nos acompaña desde hace 5000 años, ahí es nada… Y ha sobrevivido a todo tipo de catástrofes, plagas que casi aniquilan los viñedos, guerras, crisis… Así que aunque con trabajo y lucha, también saldremos de la que tenemos encima.

 

 

“Keep Calm & Carry On” que dirían los anglosajones, esta crisis mundial por la pandemia del COVID-19 nos ha pillado por sorpresa, nosotros mismos en nuestra última publicación el 12 de Marzo, ¿Cómo está afrontando el enoturismo la crisis del Coronavirus?

 

 

Pensábamos que lo peor que estaba pasando en el sector era la cancelación de Ferias de Vino y de Turismo, y la ralentización del turismo internacional… Pero nos quedaba lo más duro por venir… 

 

Una situación de emergencia sanitaria y una crisis sin precedentes a nivel social, de salud y de graves consecuencias económicas. 

 

Las reacciones del sector en estos días, han sido variadas, pero todas cargadas de responsabilidad social, y mucha solidaridad, hemos visto bodegas y destilerías reconvertidas en productoras de alcohol sanitario, bodegas que han cedido sus EPI’s a las autoridades sanitarias, o lo han donado a residencias de ancianos y hospitales, que han puesto sus almacenes o logística a disposición para la distribución de material sanitario, viticultores que en muchos pueblos con sus tractores limpian y desinfectan las calles a diario… 

 

Toda una ola de solidaridad, ante la que sólo podemos decir ¡Gracias, Gracias y Mil Gracias! 

 

Pero no hay que olvidar que también es momento de mirar al futuro, y estar preparados para cuando se vuelvan a abrir los mercados y la economía se normalice, establecer una planificación, desempolvar las ideas y planes de marketing que quizás tenemos en nuestras empresas, actualizarlos a estas circunstancias y seguir trabajando… 

 

En muy poco tiempo hay que volver a comercializar, reconstruir el mercado, y quien haya estado este período manteniendo una buena comunicación y relación con proveedores, distribuidores, intermediarios y clientes, tendrá ventaja sobre los que se hayan quedado inmóviles sin hacer nada. 

 

Así que ¿Qué pueden hacer hoy las bodegas?

 

5 Ideas para trabajar el enoturismo

 

1. Optimismo y Pensamiento Positivo

 

Esta puede parecer obvia, pero es vital que en momentos tan duros cómo los que estamos viviendo, mantengamos un estado de ánimo positivo pues eso además ayuda a que nuestras defensas no bajen y seamos menos proclives a enfermar.

 

Ante las crisis hay quien sólo ve el lado malo y negativo, y hay quien ve las oportunidades. Seamos de los segundos por favor 😉

 

2. Desarrolla nuevas formas de trabajo 

 

El confinamiento nos ha obligado a hacer un curso acelerado de teletrabajo, y de maximizar la productividad y los recursos disponibles. 

 

Evalúa todo esto, para poder llevar a cabo en el futuro estrategias que te ayuden a estar más preparado ante situaciones así, un buen sistema de CRM de acceso remoto para los miembros del equipo de enoturismo, disponer de toda la documentación accesible en la nube, tener sistemas de atención al cliente mediante bots o WhatsApp… Son múltiples las posibilidades, se trata de que estudies y adaptes las que mejor encajen con vuestra bodega. 

 

3. Pensar en el cliente de cercanía

 

¿Cuántas personas de los alrededores conocen tu bodega o recurso enoturístico? 

Muchas veces nos centramos en atraer visitantes y turistas, de mientras más lejos mejor, y nos olvidamos de nuestros vecinos, de compañeros de otras bodegas, de los restaurantes, bares, enotecas y pequeñas tiendas que venden nuestros vinos… 

Es momento de dirigirnos a ellos, de animarles a venir a conocernos, de tener algún detalle especial, y fomentar el sentimiento de pertenecia, el apoyo mutuo y que se conviertan en nuesros mejores embajadores. 

Está claro que cuando todo acabe, el turismo de larga distancia tardará en recuperarse, por miedo, precaución o economía… Así que es el momento de mimar al visitante interior y de cercanía. 

 

4. Optimiza tu página web y tienda online

 

Muchas bodegas tienen totalmente abandonada su web, no disponen de tienda online ni de ninguna manera de comunicarse con el exterior, ahora están lamentándolo, el mercado online se ha convertido en la única manera de relacionarnos con el exterior, por eso hay que ponerse manos a la obra y actualizar la web, que sea fácilmente gestionable por nosotros,  de nada sirve que nos hagan un diseño espectacular que luego no podemos actualizar al menos lo más básico por nosotros mismos. 

Los puntos clave de la web deberían ser:

 

– Que sea responsive (adaptable a todos los dispositivos)

– Con todos los certificados SSL de navegación segura y cumpla la LOPD perfectamente. 

– Con una buena velocidad de carga.

– Ecommerce sencillo de gestionar y con facilidad de compra para el usuario. Igualmente disponer de plataforma de reservas de enoturismo online, con un calendario cerrado. 

– Blog o sección de actualiadad para hacer marketing de contenidos. Donde contar detalles, anécdotas, historia de nuestra bodega, del entorno, ideas para hacer en nuestro destino, colaboraciones con otros recursos turísticos, recetas… Un sinfín de posibilidades de atraer visitantes a nuestra web y de crear imagen de marca.

 

5. Desarrolla relaciones con canales de distribución turística.

Siempre, es importante y fundamental  la colaboración entre todos los actores del turismo,  que alojamientos, agencias de viaje (touroperación, receptivos, DMC, etc.) , medios de transporte, guías de turismo… trabajemos todos a una, sin ver a los demás como alguien “que se lleva una comisión” o como competencia.

Cada profesional turístico y cada empresa es un aliado muy necesario,  cada uno con su papel y ayudar al otro, irá en beneficio de todos.

 

 

Si no al tenías desarrollar una estrategia comercial para los intermediarios, mantén el contacto con los que ya trabajaban con tu bodega, pregúntales que tal están, ofrece nuevas experiencias y explica tu disposición a hacer cambios y desarrollar productos enoturísticos a su medida… 

Entre todos haremos que el turismo vuelva a ser el motor que mueva nuestra economía. 

 

 

 

 En resumen, no te quedes inmóvil y lamentando la mala suerte… Márcate a fuego nuestro lema, “Confinados pero no Parados” 

 

 

 

 

 

 

 

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies